Marilyn Manson: El monstruo que se esconde a plena vista

Esta noche del domingo 14 de noviembre, nos encontramos con una publicación del director de noticias de la Rolling Stone, en la que habla de los abusos y violencia que ha ejercido (según el informe) Marilyn Manson a mujeres, durante muchos años:

Hace nueve meses, varias mujeres acusaron a Marilyn Manson de abuso y agresión sexual. Desde entonces, @korygrow (escritor senior de Rolling Stone) y yo hemos hablado con más de 55 personas que lo han conocido en varios momentos de su vida. Aquí están los resultados de nuestra investigación.

La publicación de la Rolling Stone, se titula así:

Marilyn Manson: El monstruo que se esconde a plena vista


Fue un favorito de los medios provocador durante décadas. Fuera del escenario, alegan los ex, fue un abusador que hizo de sus vidas un infierno. Una investigación de Rolling Stone basada en documentos judiciales y más de 55 entrevistas nuevas
Comenzó como una cabina vocal.


Una década antes de que Marilyn Manson alquilara el apartamento encima de una licorería de West Hollywood alrededor de 2010, un antiguo inquilino, un sello y estudio de grabación especializado en música electrónica, había construido el estrecho cerramiento de vidrio en la esquina de una habitación con el objetivo de hacer uptempo. música house que reafirma la vida. El único adorno fue un poco de espuma para insonorizar las paredes.


Manson, cuyo nombre real es Brian Warner, pronto convirtió la cabina en lo que varias personas que salieron y trabajaron con él ahora describen como una celda de confinamiento solitario utilizada para torturar psicológicamente a las mujeres. Dicen que Warner solía desterrar a sus novias allí, manteniéndolas adentro durante horas y horas para castigarlas por las más pequeñas transgresiones percibidas. Lo llamó el «Cuarto de las chicas malas».


Ashley Walters, ex asistente que demandó a Warner por agresión sexual y otros cargos, dice que disfrutaba contarle a la gente sobre la cámara. “Siempre tenía un tono de broma y de fanfarronear”, recuerda. (Otro ex asistente, Ryan Brown, que trabajó con Warner durante ocho años, niega haber visto jamás a ninguna mujer confinada en la llamada Sala de las chicas malas, pero dice: «Era de conocimiento común que así lo llamaban todos»). entrevistas, era un secreto a voces. «Si alguien es malo, puedo encerrarlo y está insonorizado», se jactó Warner a una revista en 2012.


Ashley Morgan Smithline, quien lo está demandando por agresión sexual y encarcelamiento ilegal , entre otros cargos, le dice a Rolling Stone que Warner la obligó repetidamente a permanecer en el espacio, que era aproximadamente del tamaño de un vestidor de una tienda departamental, durante horas en un momento en el que estaban saliendo.


«Al principio, lo hizo sonar genial», dice Smithline. “Entonces, lo hizo sonar muy punitivo. Incluso si estaba gritando, nadie me escucharía «. Como ella lo cuenta, “Primero peleas, y él disfruta la lucha. Aprendí a no luchar contra eso, porque eso le estaba dando lo que quería. Simplemente fui a otra parte de mi cabeza «.


El resto del apartamento de Warner estaba decorado con sangre, esvásticas y fotos recortadas de revistas porno. “Había vaginas por todas partes”, dice una persona que visitó el lugar. Otros recuerdan un mensaje pintado con aerosol sobre su cama que decía «SIDA». Las alfombras, los muebles y la decoración eran negros, al igual que las cortinas que usaba para tapar la luz de todas las ventanas casi las 24 horas del día. La temperatura se mantuvo gélida; si alguien ajustaba el termostato por encima de los 65 grados, Warner supuestamente hacía berrinches y destruía muebles.


Una ex novia se refirió al apartamento como un «refrigerador negro». Otro lo ha llamado un «armario de carne». Fue aquí, alegan varios ex, donde Warner infligió repetidos actos de abuso mental, físico y sexual que los han dejado con episodios paralizantes de ansiedad, depresión, ataques de pánico y trastorno de estrés postraumático.


La actriz de Game of Thrones, Esmé Bianco, alega que Warner abusó verbalmente de ella con frecuencia; la privó del sueño y la comida; la mordió, cortó, electrocutó y azotó sin su consentimiento; y la violó durante sus dos años juntos. Bianco alega que, en un episodio espantoso, Warner blandió un hacha y la persiguió por el apartamento rompiendo agujeros en las paredes después de decir que ella lo estaba «apiñando».
“Ese fue un último momento para mí”, le dice a Rolling Stone Bianco, quien ha demandado a Warner por agresión sexual y tráfico sexual. Ella dice que se sintió «en peligro inminente para [su] vida». Marcharme, dice, «fue mi mejor intento de sobrevivir».


En octubre de 2020, en la sala de estar de una casa de Los Ángeles, el cuerpo de Bianco tembló y sus ojos se llenaron de lágrimas mientras relataba ese momento a una media docena de mujeres más, incluidas Walters, Smithline, la actriz Evan Rachel Wood y la modelo Sarah McNeilly. Algunas de las mujeres se conocían entre sí; otros eran extraños. Sin embargo, el grupo compartía un vínculo renuente: cada uno de ellos dijo que Warner había abusado de ellos.


Walters se sintió atónito al escuchar algunas de las historias ese día. “Simplemente pensé, ‘No puedo creer que esto les haya pasado a tantas chicas’”, dice. «Una vez que empezamos a hablar … se podía ver la sangre salir de las caras de todos, como, ‘Pensé que era el único'».


El año pasado, más de una docena de mujeres acusaron a Warner de abuso psicológico o sexual, varias en entrevistas con medios como Los Angeles Times y People ; cuatro han presentado demandas civiles. Los acusadores que hablaron con Rolling Stonedicen que Warner pudo ocultar sus abusos a plena vista detrás del personaje de Marilyn Manson que creó y la industria de la música que apoyó y se benefició de su truco de demonio viviente. Para sus acusadores, algunos de los cuales no han hablado públicamente o en profundidad sobre esto antes, es un depredador sexual en serie que le ha estado diciendo al mundo quién es durante más de 25 años. Esta investigación se basa en nueve meses de investigación, documentos judiciales y entrevistas con más de 55 personas que han conocido a Warner en varios momentos de su vida.


Según una declaración de su abogado, Warner «niega con vehemencia todas y cada una de las denuncias de agresión o abuso sexual de cualquier persona». La declaración, que se hace eco de una presentación judicial de julio que buscaba desestimar las reclamaciones en una demanda presentada por Bianco, continúa denunciando las acusaciones de los acusadores como «parte de un ataque coordinado de ex socios y asociados del Sr. detalles mundanos de su vida personal y sus relaciones consensuales «. Warner ha argumentado además en documentos judiciales que sus acusadores «están tratando desesperadamente de combinar las imágenes y el arte de [su] personaje de ‘shock rock’ en el escenario, ‘Marilyn Manson’, con relatos inventados de abuso».


«Tiene una forma de meterse en tu cerebro», dice McNeilly. «No le conté a tanta gente lo que me había pasado, porque mucha gente lo vio y no le importó».

Durante las últimas tres décadas, la cualidad definitoria del arte de Warner ha sido su total rechazo de la moralidad convencional. Inicialmente, su carrera fue un asalto a los valores cristianos. Dirigió cánticos de «Odiamos el amor, amamos el odio» en conciertos y compuso éxitos con letras como «No hay tiempo para discriminar / odiar a todos los hijos de puta que se interpongan en tu camino». La música y las escandalosas camisetas de la banda eran el forraje perfecto para los góticos rockeros que querían preocupar a sus padres.


Esa traviesa Marilyn Manson es la que Halsey se tatuó en la caja torácica y aquella cuyo rostro Lil Uzi Vert supuestamente pagó 220.000 dólares para convertirlo en un colgante enjoyado . Pero los antiguos amigos de Warner le dicen a Rolling Stone que en algún momento quedó atrapado en un estado de desarrollo detenido y abrazó a “Marilyn Manson” como estilo de vida. Fue este Manson quien supuestamente se jactó de tener una «habitación de violación» en su apartamento con una Phoebe Bridgers adolescente – «Pensé que era solo su horrible sentido del humor de chico de fraternidad», tuiteó este año – y cuya escandalosa imagen pública ha sido cada vez más reflejado en acusaciones de abuso en la vida real.


Warner ha bromeado a menudo en entrevistas sobre el abuso de mujeres. Durante décadas, los medios de comunicación han amplificado y glamorizado su voz, incluida Rolling Stone , que lo puso en la portada en 1997 con el titular «Sympathy for the Devil». (El ex editor colaborador Neil Strauss, quien escribió esa historia y fue coautor de las memorias más vendidas de Warner en 1998, The Long Hard Road Out of Hell , se negó a comentar para este artículo.) Warner se estableció desde el principio como un defensor de la libertad de expresión, proclamando su derecho a ofender. Su elocuencia, junto con su aspecto de Príncipe de las Tinieblas de espectáculo de fenómenos, lo convirtió en un favorito de los medios cuyas declaraciones más impactantes se normalizaron.


Todo eso cambió este año, cuando Wood, Bianco y otros se dieron a conocer . Las entrevistas y las presentaciones legales de los acusadores de Warner pintan la imagen de alguien que condicionó a las mujeres a través de halagos y humor negro antes de introducir un patrón de abuso sexual y físico. Los acusadores alegan que los ató con drogas y alcohol, controló sus hábitos alimenticios y de sueño y los mantuvo cautivos emocional y físicamente hasta que se sometieron a su voluntad. Si querían dejarlo, dicen, amenazaría con suicidarse o, peor aún, con ellos. Lo describen como empleando una mentalidad de líder de culto que le permitió tener un poder completo sobre ellos. «Fue lavado de cerebro 101», dice Smithline.


A los pocos meses del lanzamiento en julio de 1994 de Portrait of an American Family , el primer dedo medio de Marilyn Manson en el mundo, una base de fanáticos ardientes clamaba por abrazar la oscuridad sofisticada de la banda. Los fondos recortados de metal industrial hicieron que las palabras rencorosas de Warner (muestra de letra: “¿Quién dice que la violación en una cita no es amable?”) Aún más pegadizas.
Las cartas enviadas al club de fans del grupo, Satan’s Bake Sale, incluyen declaraciones de devoción y demandas de mercadería, especialmente una camiseta que enmarca el mensaje «Mata a Dios … Mata a tu mamá y papá … Mátate a ti mismo» en un descargo de responsabilidad sarcástico. Los devotos de Manson se conectaron con sus macabras afectaciones y sus provocativos espectáculos escénicos, aspectos de la personalidad que Warner había estado cultivando durante años para entonces. “Que la gente se congregara y se sintiera aceptada, eso era lo más importante”, dice una fuente cercana a Warner. «La mentalidad de culto era cultivar un mercado masivo de personas marginadas».


Warner creció en Canton, Ohio, donde fue criado por el mecánico de helicópteros convertido en vendedor de muebles Hugh Warner y la enfermera Barbara Wyer. Hugh tenía un temperamento violento, según su hijo, y una personalidad extraña. “Cuando estaba en quinto grado, la primera vez que tenía amigos de la escuela cristiana, a mi papá siempre le gustaría contar su broma favorita”, afirmó Warner en 2012. “Él decía: ‘Oye, ¿alguna vez has apestado? ¿Una polla más dulce que la mía? … Ya sea que digas sí o no, estás admitiendo algo «. Según una de las ex novias de Brian, Missi Romero, en el documental de 2000 Desmitificando al diablo , «Hugh siempre tuvo algo por las chicas más jóvenes en el programa de Brian».

(Romero, que tenía 17 años cuando empezó a salir con Warner de 23, no regresó a Rolling Stonesolicitudes de comentarios para esta historia).


En 1997, Warner se describió a sí mismo como «una especie de niño de mamá». «Tuve una relación extraña con mi madre cuando era niño», agregó, «porque era un poco abusiva, pero de mi parte». Escribió en sus memorias que una vez la agredió con un frasco de perfume, dejándola con una cicatriz, cuando pensó que había engañado a su padre.


Tim Vaughn, quien dice que era amigo de Warner a principios de la década de 1990, recuerda que Warner le gritaba y maldecía con frecuencia a Barbara. Una vez, recuerda Vaughn, “La persiguió por el pasillo con un pie de micrófono. Le pregunté: ‘¿Qué diablos te pasa?’ Él es como, ‘La perra siempre viene en los peores momentos’ «.


En la primera entrevista conocida de Warner, en 1990, definió la música de Marilyn Manson con un término que presagiaba la forma simplista en que coquetearía con la misoginia durante el resto de su carrera: “Lo que hemos llegado a llamarlo es ‘golpea a tu mamá’. música.» Más tarde, el grupo bautizaría a su editorial musical Beat Up Your Mom Music. (Barbara murió en 2014 después de que le diagnosticaran demencia. Hugh murió tres años después).


Warner ganó un aprecio por los aspectos más sutiles del pánico satánico en la Heritage Christian School de Cantón, de tendencia fundamentalista. “Hubo mucha vergüenza”, dice un compañero de clase de Heritage que solicitó el anonimato. (La escuela no respondió a una solicitud de comentarios).
Una clase abordó los peligros de la música rock, lo que llevó a Warner a adorar a Black Sabbath, David Bowie y Queen. En 1979, cuando Brian tenía 10 años, Hugh se vistió como Gene Simmons y lo llevó a ver a Kiss en su primer concierto de rock.


La familia de Warner se mudó a Fort Lauderdale, Florida, cuando él tenía 18 años, y se inscribió en el Broward Community College, donde se interesó por el periodismo y consiguió un trabajo de cobertura musical en una publicación local, 25th Parallel. «Lo primero que pensé de él fue que probablemente lo golpearon mucho cuando era niño», dijo el ex editor de 25th Parallel Paul Gallotta en Demystifying the Devil. “Tenía mucha ira y hostilidad, pero era una persona muy tranquila; ya sabes, del tipo que esperas que algún día se convierta en un asesino en serie «.


Las personas que lo conocieron en sus primeros días en Florida recuerdan a un joven adulto rubio torpe que quería aprender todo lo que pudiera sobre la música rock. Un antiguo amigo recuerda que Warner trajo un bolígrafo y un cuaderno a Lollapalooza ’91, donde tomó notas sobre el acto escénico de Perry Farrell. “Cuando lo conocí, vestía un par de pantalones de pana marrón y una camisa larga de surfista”, dice Nancy Marzulli, otra persona que lo conoció en esa época. “Era un chico cuadrado de Ohio. Asustado de su propia sombra. Estaba callado como un ratón. No diría una palabra «.


“¿Quería convertirlo en mi mejor amigo? No”, dice Paige Harvey, ex líder de la banda local Livid Kittens. «Siempre pensé que había algo un poco oscuro en él, pero no sabía exactamente qué».


En algún momento entre vender CD en la tienda de discos que administraba y entrevistar a Debbie Harry, Malcolm McLaren y los Red Hot Chili Peppers para 25th Parallel , Warner decidió que podía dar mejores entrevistas que sus sujetos. Todo lo que necesitaba era una banda y un acto, que evolucionó a partir de un personaje que había desarrollado para un cuento llamado Marilyn Manson, un apodo que combinaba los nombres del símbolo sexual más querido de Estados Unidos con el hombre del saco de Estados Unidos.

«Era un personaje que, debido a su desprecio por el mundo que lo rodea y, más aún, por sí mismo, hace todo lo posible para engañar a la gente para que le guste», escribió Warner en sus memorias. «Y luego, una vez que se gana su confianza, la usa para destruirlos».


«Se nombró a sí mismo en honor a un asesino en serie y una mujer que tuvo una vida muy trágica», agrega una fuente que conoce a Warner desde hace décadas. «Nos dijo quién era».


Fanático de los pioneros industriales Ministry y My Life With the Thrill Kill Kult, Warner buscó músicos de ideas afines para sus discursos anti-sociedad. La primera formación de lo que pronto se conocería como Marilyn Manson and the Spooky Kids contó con Warner cantando junto al bajista Brian Tutunick, también conocido como Olivia Newton Bundy, y el guitarrista Scott Putesky , quien se hacía llamar Daisy Berkowitz. Al igual que los grupos industriales Big Black y Rapeman, tocaron con una caja de ritmos en sus primeros conciertos a finales de 1989 y principios de 1990.


En su primer concierto, Warner recordó en su libro que llevaba una camiseta que mostraba a Marilyn Monroe con una esvástica de Charles Manson garabateada en la frente. Otros miembros de la banda vestidos con ropa brillante y florida irrumpieron en las tiendas de segunda mano locales. “Eran básicamente burlescos”, dice Rick Myers, quien enseñó a Warner sobre transmisiones en la escuela. “Fue una especie de tontería. Una vez, tenían una bolsa de lona junto a los tambores toda la noche. Antes de la última canción, la sacaron y la pusieron frente al soporte del micrófono. Comenzaron a tocar la canción, y un tipo salió de la bolsa y se puso de pie y recitó un poema del Capitán Beefheart y luego volvió a la bolsa y la cerró «.


En sus memorias, Warner escribió sobre abusar de una mujer a la que llamaba «Nancy» como parte de su acto en la etapa inicial, describiendo cómo la sujetaba con una correa y la golpeaba en el escenario, «para hacer un punto sobre nuestra sociedad patriarcal, por supuesto, no porque me excitara arrastrar a una mujer escasamente vestida por el escenario”, escribió. También afirmó en el libro que él y un compañero de banda planearon asesinar a Nancy antes de cambiar de opinión. (Cuando se contactó por teléfono, «Nancy» se negó a comentar para este artículo).


Harvey, el músico local, recuerda sentirse inquieto cuando vio a una mujer «encerrada en una jaula» en los shows de Manson. “Él la golpeaba o pateaba la jaula”, dice. “Era parte del truco, supongo. No soy una mojigata ni nada. Solo recuerdo haber pensado: ‘Eso no está bien’ «.


Los amigos de Warner de esa época dicen que grabó encuentros sexuales y se los mostró a otras personas. Russell Vaughn recuerda haber pasado una noche con su hermano Tim Vaughn, una amiga, y Warner. «Brian apareció en una cinta recopilatoria de todas las chicas que había llevado a su armario para una mamada», dice. «Estaba orgulloso de ello». Tanto el hermano de Vaughn como el amigo, que pidió permanecer en el anonimato, confirman haber visto la cinta de Rolling Stone.


Después de que Warner se hiciera amigo de Jeordie White, más tarde conocida como el bajista de Manson Twiggy Ramirez, la pareja comenzó a hacerle bromas a una mujer que trabajaba en su centro comercial local. La amenazaban diciéndole que la estaban mirando, y Warner afirmó en su libro que una vez le dijeron: «Te vamos a violar en el estacionamiento y luego te aplastaremos debajo de tu propio auto».


«Pensé que era un matón», dice una fuente que conoció a Warner en sus días de Spooky Kids y se mantuvo como amigo de él durante las siguientes dos décadas. «Era carismático y talentoso, pero desde el principio fue su camino o la carretera».


Laura Werder, quien tomó algunas de las primeras fotografías de la banda, terminó dirigiendo el club de fans de Satan’s Bake Sale de forma intermitente hasta 1994. “Había niñas menores de edad que enviaban fotos de ellas desnudas, personas que escribían letras con sangre”, dice. Warner se refirió a los miembros del club como «la familia» (otro guiño a Charles Manson), y Werder recuerda un boletín que instaba a esos seguidores a violar la ley. “Me decían: ‘Estamos organizando un concurso para ver quién puede enviarnos una Polaroid con el uso más desviado de nuestro logotipo’”, recuerda. “Por ejemplo, ‘Tu padre se desmayó borracho y desnudo, tú grabaste“ Marilyn Manson ”en su frente calva y tomas una foto”… Estaba presionando los botones de la gente. ¿Hasta dónde llegará la gente?


En 1993, la banda firmó con un sello dirigido por Trent Reznor de Nine Inch Nails, un artista que Warner había entrevistado en sus días anteriores a Manson y distribuido por Interscope Records. Con la presión encendida, algunos de los antiguos amigos de Warner cuestionaron si podría estar a la altura de su propio acto. “Creo que cuando Trent lo contrató, fue, ‘Necesito convertirme en todo lo que estoy cantando’”, dice Tutunick, quien había dejado la banda unos años antes. “No recuerdo ninguna droga cuando estábamos juntos; ni siquiera bebió. Estaba dispuesto a sacrificar quién era para convertirse en el personaje que creó «.


La revista Rolling Stone describió el debut de la banda, producido por Reznor en 1994 , como un gran sello discográfico, Portrait of an American Family , como un «álbum lleno de glamour … que incluye una canción sobre el abuso de menores que podría considerarse que no desaprueba del todo». («Cuando era niño, experimenté muchos tipos diferentes de abuso sexual en diferentes direcciones», afirmó Warner en una entrevista el año siguiente).


Si la letra sobre el abuso sexual no atrajo a una audiencia, las payasadas blasfemas de Marilyn Manson, como romper Biblias en el escenario, sí lo hicieron, junto con protestas y cancelaciones de espectáculos. «La animosidad es lo que lo llevó a la fama, y lo hizo», dice Werder.


La banda ganó terreno al abrir para Nine Inch Nails en una gira de 1994 que contó con fiestas desenfrenadas después del espectáculo. En una entrevista con el fotógrafo Richard Kern al año siguiente, Warner bromeó diciendo que no podía hablar de groupies «debido al estatuto de limitaciones». También desempacó la letra de «Sweet Tooth» «Te quiero más cuando tienes miedo». «Me he acostumbrado a obtener excitación sexual de los gritos de una chica», dijo Warner. «Hay algo acerca de una chica aterrorizada que encuentro emocionante».


Al año siguiente, en una gira de apoyo a Danzig, Warner se hizo amigo del conductor de autobús Tony Wiggins, quien se unió a Warner y White para humillar y abusar de mujeres y hombres jóvenes detrás del escenario, según el libro de Warner. En The Long Hard Road Out of Hell , Manson relata un momento en que Wiggins supuestamente colocó a un fan masculino desnudo, que había aceptado estar atado, a un dispositivo que separaba sus piernas de una manera que si se movía, las cuerdas se apretarían alrededor. su cuello, ahogándolo. «Para evitar estrangularse, tuvo que esforzarse para mantenerse en esta posición incómoda y vulnerable», escribió Warner. «Tony se paró sobre él con una cámara de video, capturando su lucha desde todos los ángulos». (Wiggins se negó a comentar para este artículo).


El EP Smells Like Children de 1995 marcó un raro caso en el que el sello de Manson le dijo que había cruzado la línea. La lista de pistas inicial contenía dos aterradoras viñetas de audio tituladas «Abuso» extraídas de sus grabaciones con Wiggins. En uno, una mujer joven gime y grita de aparente agonía cuando el conductor del autobús le pregunta: «¿Te gusta, no?». mientras la azota y hace sonar cadenas; en el otro, una joven describe haber abusado sexualmente de un niño de seis años.


“Ese fue el punto en el que Interscope dijo: ‘Sí, esto es demasiado para nosotros’”, dice una persona que trabajó en el EP.

“Todo el mundo estaba como, ‘No hay manera, tenemos que cambiar esto’”, agrega otra persona involucrada en el lanzamiento del EP.


Pero Marilyn Manson siguió creciendo. Con el impactante himno del sencillo «The Beautiful People», el segundo álbum de la banda, Antichrist Superstar , se convirtió en un éxito sorpresa en 1996, lo que le valió a Warner su primera versión de Rolling Stone .


Al igual que los asesinos de Natural Born Killers , un éxito de taquilla el año del debut de Manson, los indicios de peligro en su personaje parecían convertir a Warner en una sensación irresistible en los medios. Con su actuación exagerada, fue un éxito entre los presentadores de programas de entrevistas que lamentaron el futuro de la juventud estadounidense. Él incluso apareció en The Phil Donahue , sacó a relucir como una atracción de feria para defender moshing. Y cuando el Senado de EE. UU. Celebró una audiencia en 1997 relacionada con la muerte por suicidio de un fanático de Marilyn Manson de 15 años, el futuro candidato a vicepresidente Joe Lieberman calificó la música de «reprobable» y destacó la letra como «algunos de los peores pensamientos». Lo he escuchado alguna vez”, solo hizo que Warner fuera un ícono rebelde del rock alternativo para sus fanáticos.


Muchos de los acusadores de Warner afirman que la aceptación por parte de los medios de un acto lleno de agresión de odio apenas disimulada le permitió abusar entre bastidores, y a veces a simple vista, sin escrutinio. “Le damos mucha holgura a hombres como este, y especialmente en la industria de la música”, dice Esmé Bianco. «Si no eres un mujeriego y un misógino completo, ¿eres realmente una estrella de rock?»


Detrás de escena, aumentaban las tensiones en la banda. Un escaparate de un sello discográfico de 1996 se convirtió en violencia cuando Warner saltó su soporte de micrófono contra el baterista Kenneth Wilson, enviándolo al hospital. «[Estoy] tocando la batería y también tratando de leer la mente de Manson», dijo Wilson en una entrevista el año siguiente. «Si me olvido de una señal, es probable que me arrojen un soporte de micrófono en la cabeza». (Wilson no respondió a las solicitudes de comentarios).


Casi al mismo tiempo, Warner se vinculó con el manager Tony Ciulla, quien supervisaría su carrera durante los siguientes 25 años. «Tony era el único tipo que podía domesticar a la bestia cuando la mierda estaba pasando», dice un ex miembro de la banda de Marilyn Manson. «Cuando Manson destruía un lugar o un hotel, Tony estaba allí con una chequera y una sonrisa». (Ciulla no respondió a las repetidas solicitudes de comentarios).


En 1997, Warner se enamoró de Rose McGowan, una actriz de veintitantos años que había protagonizado la comedia negra artística The Doom Generation unos años antes. Él propuso matrimonio, pero McGowan canceló su compromiso en 2001. Después de que salieron las acusaciones de abuso, ella publicó una declaración en Instagram : “Cuando él estaba conmigo, no era [abusivo] de esa manera, pero eso no influye en si era así con los demás, antes o después … Estoy orgulloso de estas mujeres y de cualquiera que se oponga a un abusador ”. (McGowan no respondió a una solicitud de comentarios).


Durante todo este tiempo, Warner continuó haciendo arte imbuido de intensa misoginia. En 1998, lanzó Dead to the World , un video de concierto que incluye un breve clip de Groupie , una película más larga que Warner había hecho en la que abusa verbalmente de una mujer. El clip muestra a una mujer gritando

«Detente» mientras Warner le dice «Siéntate» y «Cállate la boca». ( “Se estaba actuando,” Pola Weiss, un viejo amigo que protagonizó groupie , le dice a la revista Rolling Stone . “Fue Hamming él para arriba.”) De la película completa groupieWarner dijo una vez: “Cuando se lo mostré a mi gerente, me dijo: ‘Por favor, esconda los maestros. Si alguien ve esto, irás a la cárcel y tu carrera terminará ‘”. Varias ex novias han alegado que Warner, sin embargo, se lo mostró con orgullo.


El pánico moral en torno a Warner se intensificó hacia fines de los noventa, con informes de prensa que vinculaban tenuemente a sus fanáticos con tiroteos en escuelas en Mississippi y Oregon y una supuesta pandilla en Michigan. Nada de eso detuvo a Warner; de hecho, probablemente ayudó a impulsar las ventas de sus memorias de 1998. Uno de sus amigos de Florida recuerda esto como el punto en el que la personalidad de Marilyn Manson superó a Warner; si esta persona, que deseaba permanecer en el anonimato, lo llamara «Brian», insistiría en que lo llamaran «Marilyn».


«Manson es el tipo de persona que busca debilidad en las personas», dice una fuente que estuvo presente durante las sesiones de Mechanical Animals de 1998. “Él encontraría algo que pondría a alguien tan duro que estaban visiblemente conmovidos y molestos. Y eso sería lo que usaría cada vez que se dirigiera a ellos. Fue muy manipulador y desagradable «.


Mechanical Animals obtuvo un éxito con «The Dope Show», pero el álbum tuvo un rendimiento inferior a las proyecciones de ventas. Ese otoño, el entonces editor de Spin , Craig Marks, sacó a Warner de la portada de la revista y lo reemplazó con una Manson más comentada: Shirley Manson de Garbage. En una denuncia legal, el editor describió una escena escalofriante cuando fue al backstage de uno de los espectáculos de Warner en Nueva York: «Manson … comenzó a amenazar a Marks gritando que podía matar a Marks, a toda su familia y a todos los que conocía», dijo. denuncia alegada. «Antes de que Marks pudiera responder, [los guardaespaldas de Warner] lo atacaron físicamente … Manson exclamó con aprobación: ‘Eso es lo que obtienes cuando me faltas el respeto'».


“Entré al camerino y todo el mundo estaba congelado, inmóvil”, recuerda un testigo ocular que desea permanecer en el anonimato. «El tipo de seguridad de Manson sostenía a este niño contra la pared». (El caso se resolvió fuera de la corte.)


El mayor desafío para la carrera de Manson en ese momento llegó el 20 de abril de 1999, cuando dos adolescentes mataron a tiros a 12 de sus compañeros y a un maestro en Columbine High School en el suburbio de Littleton en Denver. Los primeros informes sugirieron que los asesinos eran obsesivos de Marilyn Manson; Más tarde quedó claro que habían sido fanáticos de grupos industriales como KMFDM y Rammstein. A los pocos días del tiroteo, Warner calificó el acto de los agresores como «trágico y repugnante». Los grupos religiosos de extrema derecha hicieron piquetes en sus conciertos, avivando a su base de fans, y poco a poco fue capaz de cambiar la opinión pública a su favor.


Cuando apareció en el documental Bowling for Columbine de Michael Moore , que salió a la luz en 2002 en medio de las ventas naufragadas de álbumes de Manson, Warner habló de manera inteligente y concisa .

“Creo que es fácil mostrar mi cara en la televisión porque, al final, soy una especie de cartelista por miedo”, dijo. Cuando Moore preguntó qué les diría a los niños de Columbine “si estuvieran aquí ahora mismo”, Warner respondió: “No les diría una sola palabra. Escucharía lo que tienen que decir y eso es lo que nadie hizo «.


Años más tarde, su tono fue más frívolo. «Se me culpó por Columbine, y no tuve absolutamente nada que ver con eso», dijo en 2012. «Al menos [los asesinos] tuvieron sus patadas antes de que toda la mierda se incendiara».


La carrera de Warner se recuperó después de Columbine, pero su imagen cambió cuando el público comenzó a verlo más como una caricatura. En 2001, el periódico satírico The Onion publicó el titular «Marilyn Manson ahora va de puerta en puerta tratando de sorprender a la gente».

Fuera del escenario, Warner trabajó para distanciarse de su pasado. Se registró en hoteles bajo el seudónimo de «Patrick Bateman», el asesino de American Psycho , y tuvo problemas para mantener relaciones con los miembros de la banda. Su antiguo mentor, Reznor, ya se había ido hace mucho tiempo:

«[Warner] es un tipo malicioso y pisará la cara de cualquiera para tener éxito y cruzar cualquier línea de decencia», dijo el líder de Nine Inch Nails en una entrevista de 2009 . «Las drogas y el alcohol ahora gobiernan su vida, y se ha convertido en un payaso tonto». (Reznor declinó una entrevista para esta historia).


Warner también se estaba ganando la reputación de usar insultos raciales. «Dijo bastante la palabra n», recuerda un asociado de más adelante en su vida, quien sintió que Warner «casi se deleitaba al poder decirlo frente a la gente negra».


En 2001, Warner enfrentó cargos penales y civiles presentados por Joshua Keasler, un guardia de seguridad de Ozzfest que acusó a Warner de molestarlo en su entrepierna en un espectáculo de Detroit. La demanda se resolvió fuera de los tribunales y Warner terminó por no impugnar la conducta desordenada después de que se retirara un cargo de agresión sexual.


Keasler dice ahora que le ha molestado leer sobre acusaciones de agresión más recientes contra Warner, y se pregunta si su caso legal de hace 20 años podría haber hecho más para proteger a las mujeres: “Si hubiera sido un delincuente sexual registrado, tal vez una de esas jóvenes habría considerado un poco más antes de pensar, ‘Quizás este no es el tipo con el que quiero pasar el rato’ «.


La siguiente década y media pasó en una confusión de misoginia y empuje de límites. «Haga lo que haga, diga lo que diga, ahora soy Marilyn Manson», dijo Warner en 2003. «No puedo apagarlo».


Un matrimonio de un año con la artista burlesca Dita Von Teese terminó en 2007 después de que ella lo acusó de infidelidad y abuso de drogas. «Estaba tratando de conseguirle ayuda para sus problemas, y finalmente me di cuenta de que no quería ayuda», dijo en ese momento. (Von Teese no respondió a una solicitud de comentarios).


Continuó con Wood, quien conoció a Warner en el Chateau Marmont de Los Ángeles cuando ella tenía 18 años y él le doblaba la edad; en entrevistas, la describió como una musa parecida a Lolita. “Al principio, era agradable, encantador y nunca pensé que me haría daño”, escribió, sin nombrar a Warner, en una carta a la Asamblea General de Connecticut sobre control coercitivo a principios de este año. «Se movió muy rápido en nuestra relación, diciéndome que yo era su alma gemela y que deberíamos mudarnos juntos poco después de comenzar a salir».


En un año, Warner y Wood se separaron por primera vez, inspirando la canción «I Want to Kill You Like They Do in the Movies», en su álbum de 2009 The High End of Low . El video de otra canción de ese álbum muestra a un hombre golpeando repetidamente a una parecida a Wood en su ropa interior. Warner le dijo a Spin ese año que tenía «fantasías todos los días sobre romperle el cráneo con un mazo».


Bianco, quien salió con él más tarde, está obsesionado con citas como esa ahora. “Todo el mundo lo hizo pasar por teatral, como, ‘Ahí va Marilyn Manson’”, le dice a Rolling Stone. «Pero cuando empezó a ponerse feo contra mí, pensé, ‘Oh, no estaba bromeando'».


En 2009, cuando The Guardian le preguntó a Warner cuál era su mayor temor, respondió: «El miedo es algo que inculco en otras personas, en su mayoría chicas jóvenes». En un concierto del mismo año, Warner le dijo a la multitud: «Cuando te ríes después de follarla, no es una violación». “Bromeaba sobre la violación todo el tiempo”, dice una fuente que lo conocía en esa época, haciéndose eco de varias personas que hablaron para esta historia. «Le encantaba la idea de la violación, hablar de violación, verla en las películas».


Esto se alinea con las acusaciones de Bianco. “Antes incluso de tener una relación con él, él habló de violarme”, afirma. «[Pensé], ‘Supongo que así es como él rueda y todo el mundo está bien con eso, así que, ¿quién soy yo para no reírme?'»


Warner y Wood se separaron definitivamente en 2010, y Wood mantuvo en secreto el abuso que supuestamente sufrió durante años. El mismo verano que se separaron, Warner comenzó a hablar con frecuencia con Smithline, una modelo que trabajaba en Tailandia.


Smithline describe su personalidad en ese momento como «burbujeante y efervescente», sumergiéndose en las culturas locales, relacionándose con cualquiera y practicando bikram yoga. «Busco lo bueno en todos y quiero creer que todos tienen buenas intenciones», dice Smithline a Rolling Stone. “Era muy vulnerable y susceptible a que cualquiera mostrara cuidado, amor y un sentimiento de seguridad”.


Poco después de conocerse en línea, Warner le dijo que ella «era la chica perfecta para él», según la demanda de Smithline. “[Él decía], ‘Soy la única que te entiende’”, le dice a Rolling Stone. “Hay muchas cosas que deberían haber sido grandes señales de advertencia, pero cuando eres ingenuo, simplemente piensas que son ‘almas gemelas’”. Warner la llevó en avión a Los Ángeles, y Smithline rápidamente se mudó a su apartamento.


Según un comunicado de Warner, quien ha denunciado sus acusaciones como mentiras, su relación, “en la medida limitada fue una relación, duró menos de una semana en 2010” y fue consensuada. Smithline, sin embargo, afirma que los dos tuvieron una relación sexual consensuada que duró hasta noviembre de 2010, cuando, según alega en la demanda, “se despertó de la inconsciencia con los tobillos y muñecas atados a la espalda y el Sr. Warner penetrándola sexualmente. La Sra. Smithline le dijo al Sr. Warner que se detuviera y dijo ‘No’ varias veces, y el Sr. Warner le dijo ‘Cállate la boca’ y ‘Cállate’ ”.


Según la demanda, Warner asfixió, estranguló, mordió y quemó a Smithline sin consentimiento «para [su] gratificación sexual» y la violó «varias veces». En el transcurso del tiempo que pasaron juntos, según la demanda, Warner, sin el consentimiento de Smithline, grabó las iniciales «MM» en su muslo, «arrojó un cuchillo nazi a la Sra. Smithline, pero apenas le faltó la cara», «cortó la Sra. Smithline mientras fue violada con un cuchillo adornado con una esvástica ”, y le dio un codazo en la nariz, provocándole una pequeña fractura. (En su propia presentación judicial este junio, Warner negó prácticamente todas las afirmaciones hechas en la demanda de Smithline).


Años antes de que los fanáticos de Game of Thrones la conocieran como Ros, Esmé Bianco era una aspirante a actriz y artista burlesca que era amiga de la entonces prometida de Warner, Von Teese. Warner le dijo a Bianco que estaba interesado en elegirla para una película de terror con el tema de Lewis Carroll llamada Phantasmagoria.


Lo que ella caracteriza como bombardeo amoroso, el acto de colmar a alguien con elogios y regalos para manipularlo y controlarlo en el futuro, comenzó de inmediato. “Me sentí halagado”, dice Bianco, a quien le gustaba su música cuando era adolescente. “Literalmente, las primeras palabras que salió de su boca fueron: ‘He sido fan de ti durante años’. . . Ahora miro hacia atrás y digo tonterías «.


Bianco y Warner fueron amigos durante cuatro años antes de que su relación se volviera romántica. «Mi relación con él comenzó gloriosa», dice ahora. “Hay mucho glamour al salir con alguien así, y al principio se siente fantástico. No te das cuenta de que no es fantástico hasta que es demasiado tarde «.


Según la demanda de Bianco que acusa a Warner de violación, agresión sexual y tráfico sexual , Warner la llevó en avión desde el Reino Unido a Los Ángeles en febrero de 2009 para un video nunca publicado de «Quiero matarte como lo hacen en las películas». Entre otros supuestos horrores, la demanda afirma que él la acosó con drogas y alcohol mientras le negaba la comida, «la golpeó con un látigo que, según el Sr. Warner, fue utilizado por los nazis» y «la electrocutó». Su relación, según la demanda, incluía un patrón de pesadilla de drogas, monitoreo constante, abuso físico y agresión sexual. (Warner, en respuesta, ha desestimado «todas y cada una» alegaciones de Bianco como «falsas y sin mérito». También se ha movido para sacar dos de sus reclamos fuera de los tribunales debido al estatuto de limitaciones).


En 2011, Bianco había comenzado a buscar en secreto apartamentos para mudarse. “Pensé que, si me iba físicamente, mágicamente todos nuestros problemas desaparecerían”, dice. Incluso cuando el supuesto incidente del hacha ocurrió poco antes de su ruptura, Bianco todavía se culpaba por el comportamiento de Warner. “Realmente piensas que todo es culpa tuya”, dice. «Entonces, incluso si alguien está tratando de matarte, piensas, ‘¿Qué hice para enojarlos tanto?'»


Sarah McNeilly conoció a Warner ese mismo mes. La modelo de Los Ángeles estaba molesta por una ruptura, y su compañera de cuarto en ese momento la había animado a ir a una fiesta en el Chateau Marmont y encontrar a alguien nuevo. Conoció a Warner esa noche, y cuando se despertó a la mañana siguiente, vio numerosos mensajes de él invitándola a salir. “Yo estaba como, ‘Oh, Dios mío. Nunca volveré a beber tequila ‘”, dice. «‘No gracias. Estoy seguro de que eres un tipo maravilloso, pero no quiero salir con más músicos ‘. Y él respondió: ‘No soy músico. Soy un mago ‘”.


Ella aceptó y Warner la invitó a su casa para ver una película en su primera cita una semana después, dice ella. «Era supercarismático, cálido y acogedor», le dice McNeilly a Rolling Stone. “Hizo un esfuerzo adicional para tratar de que usted confiara en él. Parecía muy vulnerable. Pero también aprendí sobre mí, lo que me excitó y dónde él podría tirar de los hilos más tarde «.


McNeilly dice que notó por primera vez que algo andaba mal cuando Warner le dijo que la amaba durante el sexo poco después de conocerse. “Me detuve y dije: ‘¿Qué diablos me acabas de decir?’”, Recuerda. “Como, hemos estado saliendo una semana… Quería que comenzara a elegir vestidos de novia. Quería tener un bebé. Nunca había experimentado una relación como esta, porque era jodidamente falsa «.


Pronto, dice McNeilly, Warner comenzó a aislarla de sus seres queridos, amenazándola y reprendiéndola verbalmente durante horas y horas. (La amiga de McNeilly, Brittany Leigh, confirma que McNeilly le contó sobre el presunto abuso y aislamiento en ese momento). La voz de McNeilly se estremece cuando describe el momento en que, dice, la envió a la «Habitación de las chicas malas» después de escuchar el nombre. de otro músico con el que había salido en el pasado y «se volvió loco». «Eso fue absolutamente aterrador, porque para entonces, la máscara está quitada y puedes ver de lo que es capaz», dice ella.


El incidente más violento, alega, ocurrió durante la filmación del video de la cantante para “Born Villain” de 2011, dirigida por Shia LaBeouf. McNeilly dice que había estado ayudando a Warner a elegir los pantalones para la sesión cuando se enfureció. “Me arrojó contra la pared, tenía un bate de béisbol en la mano y dijo que me iba a destrozar la cara”, dice McNeilly. “La violencia física fue casi un alivio. Por ejemplo, la mierda mental por la que te hace pasar, con la que infecta tu cerebro, con la que te lava el cerebro, solo quieres que se detenga «.


Como muchos de los acusadores de Warner, Ashley Walters dice que su contacto inicial con él fue positivo, comenzando cuando él se acercó a ella en Myspace en la primavera de 2010 para elogiar su fotografía. Su presentación legal dice que la invitó a su casa de West Hollywood para una sesión de fotos que se puso fea cuando supuestamente «la empujó a su cama y le inmovilizó los brazos» y «le mordió la oreja mientras tomaba su mano y la colocaba en su ropa interior». «


Walters ha dicho que trató de bloquear el incidente y que Warner la inundó con adorables mensajes de texto poco después. Ese agosto, se convirtió en su asistente personal. En los eventos de la industria, según la demanda de Walters, Warner la «ofrecía» a sus amigos, animándola a «complacer a sus amigos de la forma que quisieran». Supuestamente le arrojó platos, la empujó contra una pared y, según la demanda, en un momento dado, rompió una puerta cuando ella se negó a salir de una habitación. (En el tribunal, los abogados de Warner han dicho que «niega categóricamente todas y cada una de las acusaciones»).
En las semanas posteriores a las demandas de Bianco y Walters, una de las ex novias de Warner,

identificada en los documentos judiciales solo como una música llamada Jane Doe, presentó otra demanda por agresión sexual y agresión sexual, acusando a Warner de someterla a «más actos degradantes». de explotación sexual, manipulación y abuso psicológico ”.


La denuncia de Doe alega que conoció a Warner en febrero de 2011 en una fiesta previa a los Grammy. Dos semanas después, supuestamente le dijo a Doe que la amaba y que quería una «relación seria y monógama». Esto provocó mensajes de texto y llamadas incesantes, demandas de que estuviera desnuda y privación de alimentos, según sus documentos judiciales. “Warner le dijo al demandante que, como ella era su novia, necesitaba perder peso porque su peso lo avergonzaba”, dice la demanda de Doe. (Un juez desestimó la demanda de Doe debido al estatuto de limitaciones, pero le permitió presentar una queja enmendada. El caso está actualmente pendiente. Un abogado de Doe se negó a hacer más comentarios).


“No se puede subestimar el control coercitivo”, dice Bianco. «No hay consentimiento cuando cree que podría ser asesinado o violado si no hace lo que le dicen y está encerrado en la habitación de alguien».
En su demanda, Doe detalla las afirmaciones de que “Warner comenzó a exigirle que no moviera un músculo durante el sexo. Le ordenó que se acostara encima de él y se quedara perfectamente quieta, o de lo contrario le gritaría «. Sus encuentros sexuales, alega, se volvieron «cada vez más violentos». «La agarraba con mucha fuerza», dice el traje. «En un momento, Warner mordió a la demandante en su cuello con mucha fuerza … Una vez después de ver a Warner, la demandante recuerda que el lado izquierdo de su pecho y cuello se había vuelto completamente negro con los moretones que él le había infligido».


Doe afirma en la demanda que Warner una vez «la obligó a practicarle sexo oral» mientras lloraba. En una visita posterior a su apartamento, Warner «la empujó a la fuerza al suelo», dice la demanda. «Con su boca abajo en la alfombra y sus manos encima de ella, Warner violó a la Sra. Doe», dice el expediente judicial. “Él estaba diciendo que ella lo había vuelto loco, y estaba haciendo que él le hiciera esto. Warner vestía jeans negros debajo de un kimono, y el demandante recuerda haberlos visto alrededor de sus tobillos mientras miraba hacia atrás durante la violación. Después, mientras estaba de pie en la puerta, le dijo: ‘No vuelvas a hacer que te vuelva a hacer eso’”.


Después de la presunta agresión, dice Doe, Warner amenazó con matarla, diciendo que la «golpearía en la cabeza» y se jactó de que podría «salirse con la suya» asesinándola «porque ella era un ‘nadie’ y él era una celebridad que había contactos con la policía «. (Los abogados de Warner han negado todos los reclamos de Doe en la corte).


Varias personas que lo conocían dicen que Warner era un maestro de las técnicas de control mental de culto, como pedir a sus empleados, novias y parásitos que se monitorearan entre sí y le informaran cualquier suciedad. «No se podía confiar en nadie», dice una fuente. Las drogas estaban por todas partes:

“Cualquiera que estuviera en su círculo íntimo sabía que probablemente estaba haciendo, como, una bola de ocho al día y bebiendo absenta y varias pastillas”, agrega la fuente. «Ofreció [cocaína] como entremeses».


Sus acusadores afirman que las drogas, lejos de ser recreativas, a menudo se usaban como otro medio de control, evocando métodos de interrogatorio que han sido denunciados como tortura por grupos de derechos humanos. Las quejas legales de Smithline y Walters acusan al músico de obligarlos a permanecer despiertos dándoles cocaína y, según la demanda de Smithline, “privarla de sueño y comida para debilitarla física y mentalmente y disminuir su capacidad para rechazarlo … Entre la privación del sueño, el uso de drogas y la desnutrición, el peso de la Sra. Smithline se redujo a aproximadamente 80 libras «.


De gira, dicen las fuentes, era igual de errático. Warner atacó al bajista Fred Sablan, arrojó su soporte de micrófono a la batería de Jason Sutter y trató a su propio equipo de manera imprudente. “Una vez en Las Vegas, tenía este espejo de utilería”, recuerda una fuente que estaba de gira con Manson alrededor de 2012. “No funcionó como él quería, y tomó el soporte del micrófono que pesaba 60, 70 libras, y trató de romperlo. El director de escena estaba detrás de él y lo dejó inconsciente; tuvo que ir al hospital «.


Durante un espectáculo alrededor de la gira Rape of the World Tour de Warner en 2008, el ex técnico de teclados / guitarras y asistente Dan Cleary dice que Warner lo golpeó en la parte posterior de la cabeza sin explicación ni disculpa. “Me golpeó fuerte. Simplemente se reía después de eso”, dice Cleary. «Me derribó del taburete y lo vi alejarse corriendo para volver al escenario». (Un portavoz de Warner no negó el incidente, pero dijo: «Es importante tener en cuenta que los eventos en cuestión ocurrieron en el escenario durante un espectáculo de rock & roll»).


Muchos de sus asociados, incluidos sus empleados, dicen que Warner intentó desgastarlos mediante la intimidación. “Todo el mundo recibió un mensaje de texto de él en algún momento que decía, ‘No me jodas’”, dice una fuente. “Él le decía [a un ex asistente], ‘No me mires. Te mataré, joder. Te echaré del círculo y nadie se preocupará por ti ‘”.


Alrededor de la época de The Pale Emperor de 2015, el álbum de regreso aclamado por la crítica de Marilyn Manson, Warner invitó a Rolling Stone a su casa, que luego compartió con la modelo y fotógrafa Lindsay Usich (con quien se casó en 2020). Ya no vivía por encima de la licorería, pero aún mantenía el termostato a una temperatura fría de 65 grados; una pared lucía una pintura del asesino y violador John Wayne Gacy, y mostraba un bote sin usar de Zyklon B, el gas que los nazis usaron para asesinar judíos durante el Holocausto. “Fue extraño”, recuerda una fuente. «Lo vi mostrárselo a sus amigos judíos, como, ‘Mira esto'».


En 2017, Jessicka Addams, del provocativo grupo de rock alternativo Jack Off Jill, acusó al ex miembro de la banda de Marilyn Manson, Jeordie White, de abuso físico y violación cuando estaban en una relación dos décadas antes. («No apruebo el sexo no consensual de ningún tipo», dijo White en un comunicado en ese momento).


Ese mismo año, un periodista le preguntó a Warner qué pensaba sobre el movimiento #MeToo , que había comenzado a derribar a hombres como Harvey Weinstein. “Si tiene algo que decir, debe decírselo a la policía, no a la prensa”, dijo Warner. «Eso es lo que yo haría.» El movimiento, advirtió, «podría arruinar la vida de muchas personas que no necesitan arruinarse».


Para 2018, Wood estaba lista para compartir su historia de abuso con el mundo. Ese febrero, habló con el Comité Judicial de la Cámara en apoyo de la Ley de Derechos de los Sobrevivientes. “Mi experiencia con la violencia doméstica fue la siguiente”, testificó Wood sin nombrar a Warner. “Abuso mental, físico y sexual tóxico, que comenzó lentamente, pero se intensificó con el tiempo, incluidas amenazas contra mi vida, graves luces de gas y lavado de cerebro, despertar al hombre que decía amarme violando lo que él creía que era mi cuerpo inconsciente, y la peor parte, rituales enfermizos de atarme de manos y pies para ser torturado mental y físicamente hasta que mi abusador sintió que yo había «demostrado mi amor por ellos».


“En este momento, mientras estaba atada y siendo golpeada y me decían cosas indescriptibles, realmente sentí que podía morir, no solo porque mi abusador me dijo: ‘Podría matarte ahora mismo’”, continuó, “pero porque en ese momento, sentí que dejé mi cuerpo y tenía demasiado miedo de correr, él me encontraría «.


El testimonio de Wood la convirtió en una destacada defensora de los sobrevivientes de agresión sexual, y en 2019, habló ante el comité de Seguridad Pública del Senado de California en nombre de la Ley Phoenix, un proyecto de ley que co-creó con Bianco que extiende el estatuto de limitaciones para los ciudadanos domésticos. sobrevivientes de violencia para presentar cargos contra sus abusadores.


“Cuando Evan y yo nos dimos cuenta de que nos habían pasado cosas muy similares a los dos, fuimos a buscar justicia y nos dijeron que era demasiado tarde”, dice Bianco. «Decidimos escribir una ley … Creo que llamé a todos los miembros de la Legislatura de California y les conté mi historia».


Cuando Bianco testificó ante la Asamblea de California en 2019 en apoyo de la Ley Phoenix, detalló sus acusaciones sin nombrar a Warner. “La violencia física se disfrazaba con mayor frecuencia en actos de intimidad y no se consentía”, testificó Bianco. “Me mordieron hasta que mi cuerpo quedó cubierto de moretones; en otra ocasión se cortó con un cuchillo durante el acto sexual. Tomó fotos de mi cuerpo desnudo y mutilado y las publicó en línea sin mi conocimiento «.


“Cuando se trata del sistema de justicia penal, los sobrevivientes prácticamente no tienen control sobre el proceso”, le dice Bianco a Rolling Stone. “Tengo toda la intención de seguir todas las vías que tengo, porque así es como recupero mi agencia. Me pongo de pie y digo: ‘No, no puedes simplemente alejarte de eso’ «.


“Presentar una demanda civil permite que un sobreviviente tome el control de la narrativa”, dice Jay Ellwanger, el abogado que representa a tres acusadores. «Independientemente de lo que haga el sistema de justicia penal, una sobreviviente puede buscar justicia en sus propios términos y tratar de recuperar su vida».


Algunos de los miembros recientes de la banda de Warner siguen siendo leales al músico. «Nunca presencié ningún tipo de abuso en ningún entorno», afirma el guitarrista Rob Holliday. «Manson es un marginado dulce e incomprendido». Tim Skold, quien actualmente está escribiendo música nueva con Warner, dice que las acusaciones no reflejan al hombre con el que trabajó a mediados de la década de 2000 o ahora: “Si me preguntas si vi alguna agresión o comportamiento abusivo, lo hice no.»


El publicista de Warner ofreció entrevistas a Rolling Stone con cinco defensores de Warner, incluidas personas como Manzin, un artista de performance que se hizo amigo del cantante a mediados de la década de 2000. “Siempre ha sido un amigo maravilloso y comprensivo”, dice. Greta Aurora, quien dice que tuvo un encuentro sexual consensuado con Warner en 2011, dice que recibió un correo electrónico de un amigo de los acusadores, a quien llama «víctimas autoproclamadas», preguntándole si quería escuchar el apoyo del año pasado. grupo. Ella se negó.


Incluso a medida que aumentaba la especulación en línea de que Warner era el presunto abusador de Wood, los medios tradicionales permanecieron en gran parte en silencio. Prácticamente ningún medio importante antes de 2020 hizo referencia directa o aludió a las acusaciones en su contra en sus perfiles, entrevistas o reseñas de álbumes.


En septiembre de 2020, la revista de metal del Reino Unido Metal Hammer se convirtió en el primer medio en preguntarle a Warner cómo era estar implicado en el testimonio de Wood. Les colgó. Dos meses después, su representante en el Reino Unido emitió una amplia negación: «Desafortunadamente, vivimos en una época en la que la gente cree lo que lee en Internet y se siente libre de decir lo que quiera sin evidencia real».


Wood puso fin a los años de especulación el 1 de febrero de 2021. “El nombre de mi abusador es Brian Warner, también conocido en el mundo como Marilyn Manson”, escribió en Instagram . “Comenzó a prepararme cuando era adolescente y abusó horriblemente de mí durante años. Me lavaron el cerebro y me manipularon para que me sometiera. He terminado de vivir con miedo a represalias, calumnias o chantajes.

Estoy aquí para exponer a este hombre peligroso y llamar la atención sobre las muchas industrias que le han permitido, antes de que arruine más vidas «. Walters, Smithline y McNeilly se encontraban entre varias mujeres que hicieron públicas las acusaciones de abuso contra Warner el mismo día de la publicación de Wood.


Warner intentó una refutación esa noche. «Obviamente, mi arte y mi vida han sido durante mucho tiempo imanes de controversia, pero estas afirmaciones recientes sobre mí son horribles distorsiones de la realidad», escribió en su propia publicación de Instagram . “Mis relaciones íntimas siempre han sido completamente consensuadas con socios de ideas afines. Independientemente de cómo, y por qué, otros ahora eligen tergiversar el pasado, esa es la verdad «.


Más tarde esa semana, la estilista Love Bailey recordó su propia experiencia traumática con Warner en Instagram. Bailey tenía poco más de veinte años en 2011, cuando dice que la invitaron a la casa de Warner para una sesión de fotos. Bailey, que es trans, dijo que Warner sacó un arma descargada, se la puso en la frente y dijo: “No me gustan los maricones”, luego se rió antes de apretar el gatillo. “El pensamiento que cruzó por mi mente fue ‘¿Voy a morir?’”, Le dice Bailey a Rolling Stone. “’Es demasiado famoso para matarme, ¿verdad?’” (Warner ha negado las acusaciones de Bailey).


La retribución que siguió para Warner fue rápida, aunque parcial. Loma Vista, el sello discográfico que distribuyó Heaven Upside Down en 2017 y We Are Chaos del año pasado , dejó de trabajar con Warner , al igual que su agencia de contratación, CAA. Los programas de televisión American Gods y Creepshow eliminaron sus apariciones planificadas, mientras que Ciulla, el gerente de Warner durante mucho tiempo, finalmente dejó al músico como cliente.


El 19 de febrero, el Departamento del Sheriff de Los Ángeles abrió una investigación por violencia doméstica contra Warner que cubría los años 2009 a 2011 (un representante del departamento se negó a comentar sobre el estado de la investigación). Pero a pesar de que las estaciones de radio redujeron significativamente su Airplay desde que llegaron las acusaciones, sus números de transmisión se han mantenido estables en alrededor de 5 millones por semana.


Warner ha mantenido un perfil bajo en los últimos meses, respondiendo a documentos judiciales, pero rara vez se presenta en eventos. En agosto, sin embargo, hizo una aparición sorpresa en la fiesta de escucha de Kanye West en Chicago para su álbum Donda junto al rapero DaBaby (quien fue ampliamente condenado por comentarios homofóbicos en un programa semanas antes). Vestido de negro con una línea horizontal de maquillaje oscuro debajo de los ojos, Warner paseaba por una réplica de la casa de West mientras asentía con la música.


Ahora de 52 años y envuelto en múltiples demandas por agresión sexual, el músico pareció ver la aparición como un regreso, alineándose con West, el mayor provocador del hip-hop. Cuando West lanzó el álbum dos días después, Warner apareció en “Jail, Pt. 2”, cantando “Adivina quién va a ir a la cárcel esta noche? / Dios va a pagar mi fianza esta noche” junto a West. Semanas más tarde, Warner, una vez famoso por rechazar el cristianismo, apareció de nuevo con West en la transmisión en vivo del rapero devotamente religioso «Sunday Service», esta vez con Justin Bieber a su lado.


Smithline observó la aparición de Warner en el lanzamiento del álbum con disgusto y dice que la ayudó a llevarla a una recaída de un trastorno alimentario. «Fue una patada en los dientes», dice ella.
Sarah McNeilly pensó que Warner tendría que estar muerto antes de acusarlo públicamente de abuso.

“Esto es lo más aterrador que he hecho en mi vida”, dice. Años después de que terminó su relación, ella todavía se pregunta: si publica algo en línea, ¿se comunicará con él? ¿Podría tomar represalias? “He tenido miedo durante 10 años”, dice. “Algunas de estas chicas que salieron y les pasó hace cinco años, Dios las bendiga. Porque cinco años después [de que terminó nuestra relación], yo era el caparazón de una persona. Me quitó todo y luego me escupió.


«No sé qué tipo de dolor tiene», agrega. «Pero solo quiere que la gente sienta ese dolor una y otra vez».
Smithline dice que comenzó a reprimir mentalmente lo que había experimentado en la relación después de dejar a Warner. «Es todo lo que puedo hacer para sobrevivir». Se sentía «impotente y repugnante». Ella se acurrucaría en una bola para hacer frente. Su peso se desplomó; eventualmente requirió una vía intravenosa y tubos de alimentación. Pasó por una «terapia radical» las veinticuatro horas del día «.


“Empecé a [sentirme] cada vez más pequeño y más silencioso y silencioso”, dice Smithline. “Cuando estás silenciado o encerrado en una caja donde nadie puede escucharte, realmente empiezas a pensar en lo pequeño y poco importante que eres. Simplemente no quería hablar más».


Como otras acusadoras de Warner, dice, sufre de un trastorno de estrés postraumático y todavía tiene ataques de pánico. Pero está tratando de encontrar fuerza y alivio en otras personas que le dicen que les ha dado el poder de dejar una relación abusiva. Ella pensó en ir algún día a la escuela y enseñar a los estudiantes sobre la agresión y el abuso sexuales. «Si algo bueno puede salir de esta cosa horrible», dice, «espero poder ayudar a otras personas».


Bianco también dice que lidia con las secuelas de su relación con Warner a diario. “De lejos, el abuso psicológico ha sido el más difícil de recuperar”, dice Bianco. “Me culpé de todo. Superar la culpa, la vergüenza y el engaño ha sido increíblemente difícil «.


Ella dice que ha tenido que lidiar con amenazas de muerte de los fanáticos de Manson, personas que se presentan en su casa y un automóvil esperando afuera de su casa durante días. Algunos días, todavía se pregunta: «¿Por qué he hecho esto?»


“Realmente solo tengo que aferrarme al hecho de que, si nadie habla, nada cambia”, dice Bianco. Y aunque Warner no enfrenta actualmente ningún cargo penal por sus presuntos delitos sexuales, agrega, «nada podría ser un mejor resultado para mí que él pasando el resto de su vida en la cárcel».


Otras personas en la órbita de Warner se han negado a participar en esta historia, citando su miedo a Warner y la necesidad de proteger su propia salud mental. “Esa es en parte la razón por la que se salió con la suya durante tanto tiempo: porque sus víctimas se sintieron completamente avergonzadas de no darse cuenta de lo que les estaba sucediendo hasta que fue demasiado tarde”, dice Bianco. «Se lo dijo a todo el mundo y nadie trató de detenerlo».


McNeilly dice que notó por primera vez que algo andaba mal cuando Warner le dijo que la amaba durante el sexo poco después de conocerse. “Me detuve y dije: ‘¿Qué diablos me acabas de decir?’”, Recuerda. “Como, hemos estado saliendo una semana… Quería que comenzara a elegir vestidos de novia. Quería tener un bebé. Nunca había experimentado una relación como esta, porque era jodidamente falsa «.


Pronto, dice McNeilly, Warner comenzó a aislarla de sus seres queridos, amenazándola y reprendiéndola verbalmente durante horas y horas. (La amiga de McNeilly, Brittany Leigh, confirma que McNeilly le contó sobre el presunto abuso y aislamiento en ese momento). La voz de McNeilly se estremece cuando describe el momento en que, dice, la envió a la «Habitación de las chicas malas» después de escuchar el nombre. de otro músico con el que había salido en el pasado y «se volvió loco». «Eso fue absolutamente aterrador, porque para entonces, la máscara está quitada y puedes ver de lo que es capaz», dice ella.


El incidente más violento, alega, ocurrió durante la filmación del video de la cantante para “Born Villain” de 2011, dirigida por Shia LaBeouf. McNeilly dice que había estado ayudando a Warner a elegir los pantalones para la sesión cuando se enfureció. “Me arrojó contra la pared, tenía un bate de béisbol en la mano y dijo que me iba a destrozar la cara”, dice McNeilly. “La violencia física fue casi un alivio. Por ejemplo, la mierda mental por la que te hace pasar, con la que infecta tu cerebro, con la que te lava el cerebro, solo quieres que se detenga «.


Como muchos de los acusadores de Warner, Ashley Walters dice que su contacto inicial con él fue positivo, comenzando cuando él se acercó a ella en Myspace en la primavera de 2010 para elogiar su fotografía. Su presentación legal dice que la invitó a su casa de West Hollywood para una sesión de fotos que se puso fea cuando supuestamente «la empujó a su cama y le inmovilizó los brazos» y «le mordió la oreja mientras tomaba su mano y la colocaba en su ropa interior». «


Walters ha dicho que trató de bloquear el incidente y que Warner la inundó con adorables mensajes de texto poco después. Ese agosto, se convirtió en su asistente personal. En los eventos de la industria, según la demanda de Walters, Warner la «ofrecía» a sus amigos, animándola a «complacer a sus amigos de la forma que quisieran». Supuestamente le arrojó platos, la empujó contra una pared y, según la demanda, en un momento dado, rompió una puerta cuando ella se negó a salir de una habitación. (En el tribunal, los abogados de Warner han dicho que «niega categóricamente todas y cada una de las acusaciones»).


En las semanas posteriores a las demandas de Bianco y Walters, una de las ex novias de Warner, identificada en los documentos judiciales solo como una música llamada Jane Doe, presentó otra demanda por agresión sexual y agresión sexual, acusando a Warner de someterla a «más actos degradantes». de explotación sexual, manipulación y abuso psicológico ”.


La denuncia de Doe alega que conoció a Warner en febrero de 2011 en una fiesta previa a los Grammy. Dos semanas después, supuestamente le dijo a Doe que la amaba y que quería una «relación seria y monógama». Esto provocó mensajes de texto y llamadas incesantes, demandas de que estuviera desnuda y privación de alimentos, según sus documentos judiciales. “Warner le dijo al demandante que, como ella era su novia, necesitaba perder peso porque su peso lo avergonzaba”, dice la demanda de Doe. (Un juez desestimó la demanda de Doe debido al estatuto de limitaciones, pero le permitió presentar una queja enmendada. El caso está actualmente pendiente. Un abogado de Doe se negó a hacer más comentarios).


“No se puede subestimar el control coercitivo”, dice Bianco. «No hay consentimiento cuando cree que podría ser asesinado o violado si no hace lo que le dicen y está encerrado en la habitación de alguien».


En su demanda, Doe detalla las afirmaciones de que “Warner comenzó a exigirle que no moviera un músculo durante el sexo. Le ordenó que se acostara encima de él y se quedara perfectamente quieta, o de lo contrario le gritaría «. Sus encuentros sexuales, alega, se volvieron «cada vez más violentos». «La agarraba con mucha fuerza», dice el traje. «En un momento, Warner mordió a la demandante en su cuello con mucha fuerza … Una vez después de ver a Warner, la demandante recuerda que el lado izquierdo de su pecho y cuello se había vuelto completamente negro con los moretones que él le había infligido».


Doe afirma en la demanda que Warner una vez «la obligó a practicarle sexo oral» mientras lloraba. En una visita posterior a su apartamento, Warner «la empujó a la fuerza al suelo», dice la demanda. «Con su boca abajo en la alfombra y sus manos encima de ella, Warner violó a la Sra. Doe», dice el expediente judicial. “Él estaba diciendo que ella lo había vuelto loco, y estaba haciendo que él le hiciera esto. Warner vestía jeans negros debajo de un kimono, y el demandante recuerda haberlos visto alrededor de sus tobillos mientras miraba hacia atrás durante la violación. Después, mientras estaba de pie en la puerta, le dijo: ‘No vuelvas a hacer que te vuelva a hacer eso’”.


Después de la presunta agresión, dice Doe, Warner amenazó con matarla, diciendo que la «golpearía en la cabeza» y se jactó de que podría «salirse con la suya» asesinándola «porque ella era un ‘nadie’ y él era una celebridad que había contactos con la policía «. (Los abogados de Warner han negado todos los reclamos de Doe en la corte).


Varias personas que lo conocían dicen que Warner era un maestro de las técnicas de control mental de culto, como pedir a sus empleados, novias y parásitos que se monitorearan entre sí y le informaran cualquier suciedad. «No se podía confiar en nadie», dice una fuente. Las drogas estaban por todas partes: “Cualquiera que estuviera en su círculo íntimo sabía que probablemente estaba haciendo, como, una bola de ocho al día y bebiendo absenta y varias pastillas”, agrega la fuente. «Ofreció [cocaína] como entremeses».


Sus acusadores afirman que las drogas, lejos de ser recreativas, a menudo se usaban como otro medio de control, evocando métodos de interrogatorio que han sido denunciados como tortura por grupos de derechos humanos. Las quejas legales de Smithline y Walters acusan al músico de obligarlos a permanecer despiertos dándoles cocaína y, según la demanda de Smithline, “privarla de sueño y comida para debilitarla física y mentalmente y disminuir su capacidad para rechazarlo … Entre la privación del sueño, el uso de drogas y la desnutrición, el peso de la Sra. Smithline se redujo a aproximadamente 80 libras «.


De gira, dicen las fuentes, era igual de errático. Warner atacó al bajista Fred Sablan, arrojó su soporte de micrófono a la batería de Jason Sutter y trató a su propio equipo de manera imprudente. “Una vez en Las Vegas, tenía este espejo de utilería”, recuerda una fuente que estaba de gira con Manson alrededor de 2012.

“No funcionó como él quería, y tomó el soporte del micrófono que pesaba 60, 70 libras, y trató de romperlo. El director de escena estaba detrás de él y lo dejó inconsciente; tuvo que ir al hospital «.


Durante un espectáculo alrededor de la gira Rape of the World Tour de Warner en 2008, el ex técnico de teclados / guitarras y asistente Dan Cleary dice que Warner lo golpeó en la parte posterior de la cabeza sin explicación ni disculpa. “Me golpeó fuerte. Simplemente se reía después de eso”, dice Cleary. «Me derribó del taburete y lo vi alejarse corriendo para volver al escenario». (Un portavoz de Warner no negó el incidente, pero dijo: «Es importante tener en cuenta que los eventos en cuestión ocurrieron en el escenario durante un espectáculo de rock & roll»).


Muchos de sus asociados, incluidos sus empleados, dicen que Warner intentó desgastarlos mediante la intimidación. “Todo el mundo recibió un mensaje de texto de él en algún momento que decía, ‘No me jodas’”, dice una fuente. “Él le decía [a un ex asistente], ‘No me mires. Te mataré, joder. Te echaré del círculo y nadie se preocupará por ti ‘”.


Alrededor de la época de The Pale Emperor de 2015, el álbum de regreso aclamado por la crítica de Marilyn Manson, Warner invitó a Rolling Stone a su casa, que luego compartió con la modelo y fotógrafa Lindsay Usich (con quien se casó en 2020). Ya no vivía por encima de la licorería, pero aún mantenía el termostato a una temperatura fría de 65 grados; una pared lucía una pintura del asesino y violador John Wayne Gacy, y mostraba un bote sin usar de Zyklon B, el gas que los nazis usaron para asesinar judíos durante el Holocausto. “Fue extraño”, recuerda una fuente. «Lo vi mostrárselo a sus amigos judíos, como, ‘Mira esto'».


En 2017, Jessicka Addams, del provocativo grupo de rock alternativo Jack Off Jill, acusó al ex miembro de la banda de Marilyn Manson, Jeordie White, de abuso físico y violación cuando estaban en una relación dos décadas antes. («No apruebo el sexo no consensual de ningún tipo», dijo White en un comunicado en ese momento).


Ese mismo año, un periodista le preguntó a Warner qué pensaba sobre el movimiento #MeToo , que había comenzado a derribar a hombres como Harvey Weinstein. “Si tiene algo que decir, debe decírselo a la policía, no a la prensa”, dijo Warner. «Eso es lo que yo haría.» El movimiento, advirtió, «podría arruinar la vida de muchas personas que no necesitan arruinarse».


Para 2018, Wood estaba lista para compartir su historia de abuso con el mundo. Ese febrero, habló con el Comité Judicial de la Cámara en apoyo de la Ley de Derechos de los Sobrevivientes. “Mi experiencia con la violencia doméstica fue la siguiente”, testificó Wood sin nombrar a Warner. “Abuso mental, físico y sexual tóxico, que comenzó lentamente, pero se intensificó con el tiempo, incluidas amenazas contra mi vida, graves luces de gas y lavado de cerebro, despertar al hombre que decía amarme violando lo que él creía que era mi cuerpo inconsciente, y la peor parte, rituales enfermizos de atarme de manos y pies para ser torturado mental y físicamente hasta que mi abusador sintió que yo había «demostrado mi amor por ellos».


“En este momento, mientras estaba atada y siendo golpeada y me decían cosas indescriptibles, realmente sentí que podía morir, no solo porque mi abusador me dijo: ‘Podría matarte ahora mismo’”, continuó, “pero porque en ese momento, sentí que dejé mi cuerpo y tenía demasiado miedo de correr, él me encontraría «.


El testimonio de Wood la convirtió en una destacada defensora de los sobrevivientes de agresión sexual, y en 2019, habló ante el comité de Seguridad Pública del Senado de California en nombre de la Ley Phoenix, un proyecto de ley que co-creó con Bianco que extiende el estatuto de limitaciones para los ciudadanos domésticos. sobrevivientes de violencia para presentar cargos contra sus abusadores.


“Cuando Evan y yo nos dimos cuenta de que nos habían pasado cosas muy similares a los dos, fuimos a buscar justicia y nos dijeron que era demasiado tarde”, dice Bianco. «Decidimos escribir una ley … Creo que llamé a todos los miembros de la Legislatura de California y les conté mi historia».


Cuando Bianco testificó ante la Asamblea de California en 2019 en apoyo de la Ley Phoenix, detalló sus acusaciones sin nombrar a Warner. “La violencia física se disfrazaba con mayor frecuencia en actos de intimidad y no se consentía”, testificó Bianco. “Me mordieron hasta que mi cuerpo quedó cubierto de moretones; en otra ocasión se cortó con un cuchillo durante el acto sexual. Tomó fotos de mi cuerpo desnudo y mutilado y las publicó en línea sin mi conocimiento «.


“Cuando se trata del sistema de justicia penal, los sobrevivientes prácticamente no tienen control sobre el proceso”, le dice Bianco a Rolling Stone. “Tengo toda la intención de seguir todas las vías que tengo, porque así es como recupero mi agencia. Me pongo de pie y digo: ‘No, no puedes simplemente alejarte de eso’ «.


“Presentar una demanda civil permite que un sobreviviente tome el control de la narrativa”, dice Jay Ellwanger, el abogado que representa a tres acusadores. «Independientemente de lo que haga el sistema de justicia penal, una sobreviviente puede buscar justicia en sus propios términos y tratar de recuperar su vida».


Algunos de los miembros recientes de la banda de Warner siguen siendo leales al músico. «Nunca presencié ningún tipo de abuso en ningún entorno», afirma el guitarrista Rob Holliday. «Manson es un marginado dulce e incomprendido». Tim Skold, quien actualmente está escribiendo música nueva con Warner, dice que las acusaciones no reflejan al hombre con el que trabajó a mediados de la década de 2000 o ahora: “Si me preguntas si vi alguna agresión o comportamiento abusivo, lo hice no.»


El publicista de Warner ofreció entrevistas a Rolling Stone con cinco defensores de Warner, incluidas personas como Manzin, un artista de performance que se hizo amigo del cantante a mediados de la década de 2000. “Siempre ha sido un amigo maravilloso y comprensivo”, dice. Greta Aurora, quien dice que tuvo un encuentro sexual consensuado con Warner en 2011, dice que recibió un correo electrónico de un amigo de los acusadores, a quien llama «víctimas autoproclamadas», preguntándole si quería escuchar el apoyo del año pasado. grupo. Ella se negó.


Incluso a medida que aumentaba la especulación en línea de que Warner era el presunto abusador de Wood, los medios tradicionales permanecieron en gran parte en silencio. Prácticamente ningún medio importante antes de 2020 hizo referencia directa o aludió a las acusaciones en su contra en sus perfiles, entrevistas o reseñas de álbumes.


En septiembre de 2020, la revista de metal del Reino Unido Metal Hammer se convirtió en el primer medio en preguntarle a Warner cómo era estar implicado en el testimonio de Wood. Les colgó. Dos meses después, su representante en el Reino Unido emitió una amplia negación: «Desafortunadamente, vivimos en una época en la que la gente cree lo que lee en Internet y se siente libre de decir lo que quiera sin evidencia real».


Wood puso fin a los años de especulación el 1 de febrero de 2021. “El nombre de mi abusador es Brian Warner, también conocido en el mundo como Marilyn Manson”, escribió en Instagram . “Comenzó a prepararme cuando era adolescente y abusó horriblemente de mí durante años. Me lavaron el cerebro y me manipularon para que me sometiera. He terminado de vivir con miedo a represalias, calumnias o chantajes.

Estoy aquí para exponer a este hombre peligroso y llamar la atención sobre las muchas industrias que le han permitido, antes de que arruine más vidas «. Walters, Smithline y McNeilly se encontraban entre varias mujeres que hicieron públicas las acusaciones de abuso contra Warner el mismo día de la publicación de Wood.


Warner intentó una refutación esa noche. «Obviamente, mi arte y mi vida han sido durante mucho tiempo imanes de controversia, pero estas afirmaciones recientes sobre mí son horribles distorsiones de la realidad», escribió en su propia publicación de Instagram . “Mis relaciones íntimas siempre han sido completamente consensuadas con socios de ideas afines. Independientemente de cómo, y por qué, otros ahora eligen tergiversar el pasado, esa es la verdad «.


Más tarde esa semana, la estilista Love Bailey recordó su propia experiencia traumática con Warner en Instagram. Bailey tenía poco más de veinte años en 2011, cuando dice que la invitaron a la casa de Warner para una sesión de fotos. Bailey, que es trans, dijo que Warner sacó un arma descargada, se la puso en la frente y dijo: “No me gustan los maricones”, luego se rió antes de apretar el gatillo. “El pensamiento que cruzó por mi mente fue ‘¿Voy a morir?’”, Le dice Bailey a Rolling Stone. “’Es demasiado famoso para matarme, ¿verdad?’” (Warner ha negado las acusaciones de Bailey).


La retribución que siguió para Warner fue rápida, aunque parcial. Loma Vista, el sello discográfico que distribuyó Heaven Upside Down en 2017 y We Are Chaos del año pasado , dejó de trabajar con Warner , al igual que su agencia de contratación, CAA. Los programas de televisión American Gods y Creepshow eliminaron sus apariciones planificadas, mientras que Ciulla, el gerente de Warner durante mucho tiempo, finalmente dejó al músico como cliente.


El 19 de febrero, el Departamento del Sheriff de Los Ángeles abrió una investigación por violencia doméstica contra Warner que cubría los años 2009 a 2011 (un representante del departamento se negó a comentar sobre el estado de la investigación). Pero a pesar de que las estaciones de radio redujeron significativamente su Airplay desde que llegaron las acusaciones, sus números de transmisión se han mantenido estables en alrededor de 5 millones por semana.


Warner ha mantenido un perfil bajo en los últimos meses, respondiendo a documentos judiciales, pero rara vez se presenta en eventos. En agosto, sin embargo, hizo una aparición sorpresa en la fiesta de escucha de Kanye West en Chicago para su álbum Donda junto al rapero DaBaby (quien fue ampliamente condenado por comentarios homofóbicos en un programa semanas antes). Vestido de negro con una línea horizontal de maquillaje oscuro debajo de los ojos, Warner paseaba por una réplica de la casa de West mientras asentía con la música.


Ahora de 52 años y envuelto en múltiples demandas por agresión sexual, el músico pareció ver la aparición como un regreso, alineándose con West, el mayor provocador del hip-hop. Cuando West lanzó el álbum dos días después, Warner apareció en “Jail, Pt. 2”, cantando “Adivina quién va a ir a la cárcel esta noche? / Dios va a pagar mi fianza esta noche” junto a West. Semanas más tarde, Warner, una vez famoso por rechazar el cristianismo, apareció de nuevo con West en la transmisión en vivo del rapero devotamente religioso «Sunday Service», esta vez con Justin Bieber a su lado.


Smithline observó la aparición de Warner en el lanzamiento del álbum con disgusto y dice que la ayudó a llevarla a una recaída de un trastorno alimentario. «Fue una patada en los dientes», dice ella.
Sarah McNeilly pensó que Warner tendría que estar muerto antes de acusarlo públicamente de abuso.

“Esto es lo más aterrador que he hecho en mi vida”, dice. Años después de que terminó su relación, ella todavía se pregunta: si publica algo en línea, ¿se comunicará con él? ¿Podría tomar represalias? “He tenido miedo durante 10 años”, dice. “Algunas de estas chicas que salieron y les pasó hace cinco años, Dios las bendiga. Porque cinco años después [de que terminó nuestra relación], yo era el caparazón de una persona. Me quitó todo y luego me escupió.


«No sé qué tipo de dolor tiene», agrega. «Pero solo quiere que la gente sienta ese dolor una y otra vez».
Smithline dice que comenzó a reprimir mentalmente lo que había experimentado en la relación después de dejar a Warner. «Es todo lo que puedo hacer para sobrevivir». Se sentía «impotente y repugnante». Ella se acurrucaría en una bola para hacer frente. Su peso se desplomó; eventualmente requirió una vía intravenosa y tubos de alimentación. Pasó por una «terapia radical» las veinticuatro horas del día «.


“Empecé a [sentirme] cada vez más pequeño y más silencioso y silencioso”, dice Smithline. “Cuando estás silenciado o encerrado en una caja donde nadie puede escucharte, realmente empiezas a pensar en lo pequeño y poco importante que eres. Simplemente no quería hablar más».


Como otras acusadoras de Warner, dice, sufre de un trastorno de estrés postraumático y todavía tiene ataques de pánico. Pero está tratando de encontrar fuerza y alivio en otras personas que le dicen que les ha dado el poder de dejar una relación abusiva. Ella pensó en ir algún día a la escuela y enseñar a los estudiantes sobre la agresión y el abuso sexuales. «Si algo bueno puede salir de esta cosa horrible», dice, «espero poder ayudar a otras personas».


Bianco también dice que lidia con las secuelas de su relación con Warner a diario. “De lejos, el abuso psicológico ha sido el más difícil de recuperar”, dice Bianco. “Me culpé de todo. Superar la culpa, la vergüenza y el engaño ha sido increíblemente difícil «.


Ella dice que ha tenido que lidiar con amenazas de muerte de los fanáticos de Manson, personas que se presentan en su casa y un automóvil esperando afuera de su casa durante días. Algunos días, todavía se pregunta: «¿Por qué he hecho esto?»


“Realmente solo tengo que aferrarme al hecho de que, si nadie habla, nada cambia”, dice Bianco. Y aunque Warner no enfrenta actualmente ningún cargo penal por sus presuntos delitos sexuales, agrega, «nada podría ser un mejor resultado para mí que él pasando el resto de su vida en la cárcel».


Otras personas en la órbita de Warner se han negado a participar en esta historia, citando su miedo a Warner y la necesidad de proteger su propia salud mental. “Esa es en parte la razón por la que se salió con la suya durante tanto tiempo: porque sus víctimas se sintieron completamente avergonzadas de no darse cuenta de lo que les estaba sucediendo hasta que fue demasiado tarde”, dice Bianco. «Se lo dijo a todo el mundo y nadie trató de detenerlo».

Texto Original y todos los derechos de: rollingstone.com

Traducción: Ricardo Espinel (Director General de Escenario Rock Medios online)

Si usted o alguien que conoce está experimentando abuso en una relación, hay ayuda disponible. La Línea Directa Nacional contra la Violencia Doméstica brinda asistencia gratuita y confidencial las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año. Envíe el mensaje de texto “START” al 88788, llame al 1-800-799-SAFE (7233) o chatee en línea en TheHotline.org .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *