ADIÓS A MARIE FREDRIKSSON

El día lunes 9 de diciembre, ha fallecido a los 61 años la cantante Marie Fredriksson

Luego de una larga lucha contra el cáncer y haber publicado hace podo, su conmovedora autobiografía, ha fallecido una de las voces más valiosas del pop/ rock de los años ochenta.

Marie Fredriksson, cantante y compositora sueca y líder de la banda Roxette, ha muerto a los 61 años de edad, después de una prolongada batalla contra el cáncer, según ha confirmado la responsable de prensa del grupo, Marie Dimberg.

«Con gran tristeza debemos anunciar que uno de nuestros más grandes y queridos artistas ha fallecido. Marie Fredriksson murió en la mañana del 9 de diciembre», ha escrito Dimberg en un comunicado.

Su fallecimiento ha tenido lugar pocos meses después de la publicación de una autobiografía en la que comenta los aspectos más difíciles de la fama, ciertas experiencias traumáticas de su infancia y, sobre todo, la agónica lucha contra la enfermedad a la que finalmente ha sucumbido.

El cáncer de la cantante fue detectado en septiembre del año 2001, en un momento que la propia Fredriksson describió en su libro como el comienzo de un «infierno».

UN HITO SUECO EN LA HISTORIA DEL POP

«Fuiste la amiga más maravillosa durante más de 40 años», declaró el compañero de Fredriksson en el dúo, Per Gessle.
«Las cosas nunca volverán a ser las mismas»

Desde su aparición, el dúo Roxette se convirtió en una referencia del pop a nivel mundial, llegando a ser uno de los grupos suecos más relevantes y exitosos desde ABBA. Junto al compositor y cantante Per Gessle, Fredriksson mantuvo una prolífica carrera que se extendió hasta el año 2015, y que dejó para la historia éxitos tan populares como ‘It must have been love’, ‘The look’ o ‘Listen to your heart’.

«El tiempo pasa tan rápido. No hace tanto que pasamos días y noches en mi pequeño apartamento compartiendo sueños imposibles. ¡Y qué sueño llegamos a compartir! Me siento honrado de haber conocido tu talento y generosidad. Todo mi amor va para ti y tu familia. Las cosas jamás volverán a ser igual», ha escrito Gessle en su cuenta de Twitter.

En 2016, el dúo planeaba una gira mundial para celebrar su 30º aniversario como grupo, pero los problemas de salud Fredriksson no lo permitieron y el proyecto se canceló.

Hasta la fecha, Roxette ha vendido más de 80 millones de discos en todo el mundo.

Durante casi dos décadas -entre 1986 y 2001- Roxette, fue indudablemente, uno de los grupos de moda. Con canciones como Spending My Time (Un día sin ti), Joyride, The Look o How Do You Do!, los suecos rompieron todos los records: fueron la primera banda de habla no inglesa en grabar un MTV Unplugged, además de llegar al número uno de Billboard en Estados Unidos, con cuatro de sus sencillos. Sin embargo, su ascenso (e inmersión) en la fama no fue fácil. Más aún si se toma en cuenta la compleja biografía de Fredriksson que fue desvelada en profundidad en su libro Listen to My Heart -en honor a su gran hit Listen to Your Heart-, publicado en español por la editorial Cúpula. En él, Fredriksson compartía sus inicios, por ejemplo, su infancia en una familia muy musical en Össjo y Östra Ljungby, donde compartía con sus cinco hermanos, además de sus padrea Gösta e Inez.

Así, Marie aprendió a tocar el piano y a cantar desde muy pequeña. Incluso formó una banda antes de cumplir los 10, llamada Renat. Lo que hizo que, inspirada en los Beatles, The Rolling Stones o Led Zeppelin, soñara con su futuro a una edad muy temprana: la rubia quería ser una celebridad. Pero una tragedia familiar afectó su ánimo y sus planes, cuando tenía solo ocho años. Su hermana Anna-Lisa falleció en un accidente de tráfico. Según su propia página web, esa fue la primera experiencia con el dolor en su vida. Un sentimiento que, como menciona su autobiografía, la acercó más a su familia y le ayudó a forjar «su espíritu de lucha que no se rinde nunca». Pese a ello, Marie tuvo una infancia relativamente normal, salvo por un par de anécdotas. Como aquella vez que se rompió la nariz cuando una profesora la pilló fumando a los 11 años.

Ya entrada a la adolescencia, Marie comenzó a escribir sus propias canciones y a los 17 años entró a estudiar música de forma profesional en la ciudad de Svälov. Pero no fue hasta que se mudó a Halmstad, cuando partió su carrera como superestrella. Allí se unió junto a su entonces novio a un grupo llamado Strul, donde conoció a Per Gessle, que participaba ocasionalmente en sus shows. Lo suyo -esa conexión mágica que tuvieron durante años- no fue amor a primera vista. No obstante, iniciaron una colaboración. Gessle tocaba también con la conocida banda Gyllene Tider y Fredriksson empezó a ejercer como corista en sus conciertos. De esa forma, el grupo fue mutando hasta que, en su restructuración, su representante les sugirió cambiar el nombre del grupo y que Gessle y Marie se transformaran en los vocalistas. Como consecuencia, nació Roxette. Todo un suceso musical que generó nueve discos y decenas de giras mundiales.

De esa manera, durante 33 años, Fredriksson ha trabajado con Roxette y lanzado discos en solitario. Pero, en 2002 todo cambió para ella. El 11 de septiembre Marie se desmayó en su casa, por lo que debió ser llevada a un hospital. En un principio, los doctores aseguraron que había sido una contusión. Sin embargo, después le fue fue diagnosticado un tumor cerebral, el cual fue eliminado a través de una operación. Aun así, la cantante debió ser sometida a una serie de tratamientos de radioterapia que dejaron secuelas en ella. De hecho, tuvo que volver a aprender a hablar, contar, leer o hacer cosas tan cotidianas como montar en bicicleta. Durante un año, Marie no apareció ante los medios, tampoco concedió conciertos. Aunque si se tomó el tiempo para entregar un pequeño mensaje a sus fans donde agradeció la preocupación y los buenos deseos. Asimismo, denunció al tabloide Expressen por asegurar que también tenía un tumor en el pecho.

En 2005, Marie afirmó estar curada del cáncer. Pero, según marie-fredriksson.com, las consecuencias físicas del tratamiento fueron devastadoras para ella, como problemas de visión en el ojo derecho y de escucha en un oído. De igual modo, tuvo problemas motores, de memoria y de orientación. Por lo que sus últimos conciertos eran, usualmente, descritos como «un milagro». En 2015 Marie volvía a reunirse constantemente con Roxette y realizaba conciertos junto a Per (quien sigue activo en la música). Sin embargo, su energía nunca volvió a ser la de antes. Su voz se volvió más grave y solía cantar sentada desde una silla. Aunque nada de eso desanimó a la cantante, quien explicó todo ese proceso en Listen to My Heart. .

I don’t know where you’re going
and I don’t know why,
but listen to your heart
before you tell him goodbye.

No sé a dónde vas
Y no sé por qué,
Pero escucha a tu corazón
Antes de decirle adiós.

Fuentes: elmundo.es y actualidad.rt.com